13/2/18

OBJETIVO: IMPACTO CERO DE LA ENERGÍA EÓLICA


(Post escrito originalmente en LinkedIn el 08.02.2018.)

Que la energía eólica va a formar parte del futuro necesario del planeta, y en especial de la Unión Europea (UE), es algo difícil de negar. Incluso a pesar de algunas políticas cortoplacistas que insisten en mirar para otro lado. La realidad es imparable. Y no lo digo yo, lo confirman las cifras. Según el Global Wind Energy Council (GWEC) a finales de 2016 había 90 países con algún tipo de capacidad generadora, lo que supone una potencia instalada a nivel mundial de 487 GW. Y la Asociación Mundial de Energía Eólica (WWEA) ha estimado, a falta de confirmación definitiva, que en 2017 se ha llegado a los 540 GW instalados. En fin, que los datos hablan por sí solos. La tendencia es claramente alcista. Incuso para España, últimamente demasiado miope y empeñada en descolgarse de la UE, va a ser difícil no verse arrastrada por la ola imparable que suponen las energías renovables. De momento el año pasado se subastaron 8.000 MW, que deberán ser funcionales en 2020 y dónde la eólica tiene un peso importante. Si queremos cumplir con las Directivas y no ser sancionados ni convertirnos en un ejemplo de torpeza histórica, deberemos coger este tren. Un tren que ha de llevarnos a la sostenibilidad y a la suficiencia energética.


Capacidad instalada e incremento anual a nivel mundial entre 2012 y 2016. Imagen: www.wwindea.org


Y precisamente de la sostenibilidad de la energía eólica quiero hablaros en este post. Como he mencionado y muchos probablemente ya sabríais, la evolución en la instalación de MW eólicos es constante y en alza. Pero si queremos que la implantación de esta fuente de energía continúe a buen ritmo y haga honor a su calificativo de renovable, debemos abordar los nuevos retos ambientales que nos plantea su imparable crecimiento.

Es de conocimiento público, y los datos así lo avalan, que la energía eólica tiene una huella ecológica más reducida que la mayoría de las fuentes energéticas. Pero también sabemos que esta característica no la libra de estar exenta de impactos en los ecosistemas, especialmente sobre las poblaciones de aves y murciélagos. Y aquí radica la cuestión central que quiero abordar. Si queremos que la eólica pueda presumir de ser realmente renovable y que su influencia neta sobre el medio ambiente sea cero, hay que retomar el debate sobre su evaluación e integración ambiental. No es una propuesta gratuita. Desde hace tiempo los expertos llevan alertando de que los estudios y evaluaciones de impacto son deficientes, y no han permitido anticipar los impactos de forma adecuada ni establecer medias de mitigación realmente efectivas (ver p.ej Ferrer et al. 2011 y Lintott et al. 2016). Es un problema generalizado. A las carencias de conocimiento de la influencia del impacto sobre la fauna, se le unen protocolos de evaluación y control deficientes e incompletos que impiden la plena integración de la energía eólica en los ecosistemas dónde proyecta ubicarse (traté el tema en un reciente post).


Las grandes rapaces y los murciélagos son los grupos de fauna que se ven más afectados por una mala planificación de la energía eólica. Imágenes: Wikipedia


Esto no quiere decir que estemos ante una situación irreversible. Aún tenemos margen de maniobra para hacer las cosas a la altura del papel que ha de jugar la eólica en la sostenibilidad global. Pero eso sí, debemos actuar cuanto antes. Dejando el sensacionalismo fuera de este debate (ya se encargarán otros de incorporarlo), es prioritario entender que solo alcanzaremos los objetivos de impacto cero desde un enfoque riguroso basado en la evidencia científica. Y sin duda esto pasa por mejorar sustancialmente las estrategias de evaluación de impacto y seguimiento ambiental de los parques eólicos a todas las escalas. Porque minimizar la influencia de la energía eólica sobre los vertebrados voladores no solo facilita su integración en los ecosistemas y la hace más sostenible, sino que supone una reducción de costos importante y mejora sustancialmente la competitividad de los proyectos.


La alteración de los habitas es una de las consecuencias menos conocidas del desarrollo de los parques eólicos. Imagen: Unsplash


Conscientes de la problemática y de la necesidad de aportar calidad y fiabilidad en las evaluaciones y seguimiento del impacto de la energía eólica sobre la fauna, el Instituto Superior del Medio Ambiente y el que suscribe hemos desarrollado recientemente el curso online EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO DEL IMPACTO DE LOS PARQUES EÓLICOS SOBRE LA FAUNA, cuya primera edición comienza el 21 de febrero próximo.

Y, bueno, si ya habéis llegado hasta aquí, me vais a permitir que os resuma brevemente en que consiste esta iniciativa...

Como habréis intuido, la finalidad del curso es mejorar las metodologías y protocolos de planificación, evaluación y seguimiento del impacto de los parques eólicos sobre aves y murciélagos. Para ello se han definido tres objetivos generales sobre los que pivotarán los contenidos de las unidades didácticas. A saber:
  1. Proporcionar un marco teórico y práctico con base científica para definir el riesgo de impacto potencial sobre los vertebrados voladores y sus hábitats.
  2. Evaluar la idoneidad de las futuras ubicaciones eólicas respeto a las especies y hábitats presentes, y permitir definir estrategias efectivas de reducción de impacto.
  3. Proporcionar herramientas y metodologías comparables para monitorizar el impacto de los parques eólicos y evaluar la efectividad de las medidas de mitigación.
Para conocer más detalles de los contenidos podéis acceder al índice completo a través de este enlace: PROGRAMACIÓN

Respecto al público objetivo al que está dirigido. Teniendo en cuenta los puntos anteriores, hemos considerado que se trata de un curso bastante apropiado para todas aquellas personas que trabajen es temas de desarrollo eólico y control ambiental. Desde promotores, a los que ayudará en la planificación y les permitirá localizar las mejores ubicaciones reduciendo el impacto y los costes; hasta técnicos de la administración y de consultoras ambientales, que podrán evaluar la idoneidad de los proyectos y definir las medidas de mitigación más adecuadas, mejorando la gestión e integración ambiental. Y es que pretendemos que, tanto los alumnos con experiencia puedan perfeccionar sus conocimientos y profundizar en las técnicas y protocolos, como aquellos que se inician en la materia puedan disponer de la información y pautas necesarias para realizar evaluaciones solventes. Se trata, por tanto, de un curso dirigido a todas aquellas personas que componen la amplia familia de la energía eólica, que estén interesadas en mejorar su gestión y en garantizar la sostenibilidad a largo plazo de una fuente de energía con un mucho futuro. 

Por último, quiero mencionaros que el curso está sujeto a bonificación por la Fundación Tripartita (más información aquí), que lo hace muy apropiado para incluirlo en los programas de formación continua de las empresas. Asimismo, el ISM dispone de distintos descuentos a los que pueden optar los alumnos de forma individual (más información aquí).

Estamos convencidos de que no os defraudará, y que sabréis sacarle el máximo partido a los contendidos y aprovecharlos adecuadamente en el contexto del nuevo desarrollo eólico actual. Os esperamos en el Campus ISM.

Un saludo.


Jon Domínguez del Valle
Consultor en Biodiversidad e Impacto Ambinetal
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bitacora Naturae no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los comentaristas del blog. Este es un lugar plural donde serán publicadas todas aquellas opiniones constructivas, que mantengan unos mínimos de respeto y se ajusten a la temática de los post. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o fuera de lugar será eliminado directamente.