12/11/16

FELICES 240




El Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) cumple 240 años. Para mí es un hecho a tener en cuenta dada su relevancia histórica y científica. Pero sobre todo lo es porque el Museo es posiblemente una de las principales influencias que me llevaron a estar donde estoy profesionalmente. Valgan estas letras como homenaje a esa aportación…

Mi relación con la institución comienza temprano, como público, cuándo lo visitaba a menudo con la familia siendo un crio. De esa época guardo algunos de mis primeros recuerdos del mundo de las ciencias naturales. Aquellos dioramas de escenas de naturaleza casi centenarios (o sin casi), las grandes rocas de calcita y sal naranja, las representaciones de homínidos, los huesos del megaterio, el enorme mamut… Parte de lo que estaba aún sigue expuesto, y el resto ha dejado paso a nuevas maravillas de la naturaleza. Así, entre esqueletos, fósiles y minerales, el Museo se convirtió por derecho propio en una parte de mi imaginario. Pero no solo por la huella que me dejó siendo un niño, sino porque nunca terminó de salir de mi vida ni de mi mente, a pesar de que durante un tiempo calló un poco en el cajón de los recuerdos…

 

Y es que pasados los años, coincidiendo con el periodo universitario, volvió a ocupar el lugar destacado que se merecía. Fue durante la fase final de mi formación como biólogo. Allí, en su biblioteca, a la que se llegaba pisando un viejo y chirriante suelo, hice mis primeras búsquedas bibliográficas. Peinando aquellos archivadores de madera con cientos o miles de fichas de revistas científicas, para localizar los artículos que ayudarían a rellenar mis trabajos universitarios y, sobre todo, mi tesina de grado. También allí, sostuve entre mis manos y por primera vez un ejemplar original de la famosa y magna obra que coloquialmente llamamos El Cramp en el mundillo de los pájaros (algo así como sostener una primera edición del Quijote). En sus ya viejos, pero funcionales ordenadores, inauguré mi toma de contacto con los buscadores informatizados de documentación, para los que casi había que saber programación si se quería sacar algún provecho. Volví locas a las/los bibliotecarias/os (discúlpeme Sr. Pérez-Reverte) pidiendo todo tipo de referencias, y gasté pesetas a raudales en las fotocopiadoras de monedas. Me perdí entre sus salas y despachos, y tuve la oportunidad de conocer parte de su impresionante y maravillosa colección de insectos (a Isabel se lo debo). Para un tiempo después, y ya como biólogo de facto buscándome las castañas, descubrir a grandes investigadores y mejores personas que, pese a su breve paso por mi vida, dejaron importantes herencias formativas (gracias Luisma por confiar).

 

Aun hoy, pese a que llevo unos cuantos año sin pisarlo por la distancia, me vienen a la cabeza de forma recurrente recuerdos y sensaciones de todos estos momentos. Y aunque no terminé dedicándome a la investigación (hago mis pinitos de forma amateur), nunca he dejado de seguir los trabajos de sus magníficos profesionales, que enriquecen con sus investigaciones mi actividad diaria haciéndome con cada lectura un poco mejor. Ellos fueron, son y serán el Museo. A tod@s, gracias.  

PD: No sé si mucha gente lo sabe, pero el MNCN es una de las primeras instituciones en investigación dentro de su disciplina en España. Y es, por historia, fondos y colecciones, unos de los principales museos de ciencias naturales del mundo, aunque no siempre pueda expresarlo y exponerlo adecuadamente. Tampoco sé si mucha gente sabe que el MNCN iba a ocupar el actual espacio del Museo del Prado, dada la importancia que se le otorgaba en aquellos momentos. Bastante más que hoy en día. No pudo ser y lo tenemos donde está ahora, en el Palacio de las Artes y la Industria. Algo chico para tanto conocimiento, que amenaza con hacer explotar las paredes. Esperemos que en algún momento, algún Gobierno, lo coloque donde se merece su relevancia histórica y científica. Hasta ese día, animo a todo aquel que haya leído esto hasta el final a indagar más en la historia de la institución a través de su web. Quizás aprendamos a quererlo un poco más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bitacora Naturae no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los comentaristas del blog. Este es un lugar plural donde serán publicadas todas aquellas opiniones constructivas, que mantengan unos mínimos de respeto y se ajusten a la temática de los post. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o fuera de lugar será eliminado directamente.