25/3/15

INVENTARIO ESPAÑOL DE LOS CONOCIMIENTOS TRADICIONALES RELATIVOS A LA BIODIVERSIDAD


http://www.magrama.gob.es/es/biodiversidad/temas/inventarios-nacionales/inventario-espanol-de-los-conocimientos-tradicionales/inventario_esp_conocimientos_tradicionales.aspx


INTRODUCCIÓN

La inclusión de los conocimientos tradicionales en el Convenio de Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (1992) constituyó un hito fundamental tanto para el reconocimiento de su valor e importancia como para explicitar su íntima relación con la conservación y uso de la biodiversidad.

Este Convenio reconoce la estrecha dependencia que tienen las comunidades indígenas y locales con los sistemas de vida tradicionales basados en los recursos biológicos, y establece que las Partes Contratantes respetarán, preservarán y promoverán los conocimientos tradicionales relevantes para la conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica. 

En las últimas décadas, el interés por los conocimientos tradicionales ha ido en aumento, tanto en su vertiente académica como en la de gestión del medio natural (Hernández-Morcillo et al. 2014). Los conocimientos tradicionales se consideran una fuente de información para el diseño de políticas ambientales relacionadas con la biodiversidad. Así, en el contexto de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (conocida por sus siglas en inglés IPBES), el conocimiento científico se complementa con los conocimientos tradicionales para avanzar hacia políticas de conservación y uso sostenible de la biodiversidad más efectivas, cercanas y comprensibles por toda la sociedad.

De la misma manera, este hecho tiene reflejo en la política de conservación de España, y en particular, en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, que recoge la necesidad de documentar y conservar los conocimientos tradicionales como parte del concepto de utilización sostenible de la biodiversidad. En su artículo 70, la Ley establece el mandato a las administraciones públicas de preservar, mantener y fomentar los conocimientos y las prácticas de utilización consuetudinaria que sean de interés para la conservación de la biodiversidad. Para ello, se promoverá la realización de inventarios de conocimientos tradicionales relativos a la biodiversidad. En aplicación de este aspecto de la Ley, el Real Decreto 556/2011, de 20 de abril, para el desarrollo del Inventario Español del Patrimonio Natural y la Biodiversidad, incluye como uno de sus componentes el Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales.

Con este marco de referencia, se ha desarrollado el Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales relativos a la Biodiversidad. Un “inventario”, tal y como define el Real Decreto 556/2011, de 20 de abril, es un documento de carácter técnico que contiene información relativa a la distribución, abundancia, estado de conservación y utilización de elementos de la biodiversidad. El Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales relativos a la Biodiversidad se centra en los conocimientos tradicionales relacionados con la biodiversidad silvestre de España –flora, fauna y ecosistemas–. Adicionalmente, teniendo en cuenta lo establecido en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, se incluyen componentes de la geodiversidad, íntimamente ligados con la diversidad biológica.

Los conocimientos tradicionales se estudian desde diferentes ámbitos académicos, por lo que una comprensión completa de los mismos requiere una visión holística y multidisciplinar. La aproximación fundamental para la elaboración de este inventario parte de la etnobiología. De esta disciplina –que une el estudio de la biodiversidad con la antropología– proceden las principales fuentes utilizadas.

El inventario recoge conocimientos tradicionales previamente publicados, habiéndose utilizado únicamente obras en las que los conocimientos han sido recopilados mediante técnicas directas de recogida de datos, es decir, a partir de entrevistas in situ a informantes locales y observación participante (fuentes primarias).

Los conocimientos tradicionales son dinámicos y tienen fronteras difusas, por lo que para elaborar el inventario es necesario definir y delimitar el concepto de conocimientos tradicionales. Para ello, es esencial asegurar que el conocimiento esté integrado y sea transmitido dentro de la comunidad. Siguiendo el criterio utilizado en numerosos trabajos, para que un conocimiento se considere tradicional debe ser conocido o practicado en una zona o comunidad durante al menos 30 años, periodo que permite la transmisión generacional (p. ej. Ogoye-Ndegwa & Aagard-Hansen 2003; Menendez Baceta et al. 2012).

Este límite temporal es orientativo, pero es necesario para distinguir el conocimiento que lleva adaptándose durante un periodo de tiempo a la cultura y medio ambiente de una región, del conocimiento local generado en una región pero sin referencia temporal y que, por tanto, puede no sobrevivir al paso del tiempo.

Por ello, en el inventario se incluyen aquellos conocimientos relevantes al menos para un grupo de individuos de la comunidad, dando prioridad a aquellos de interés para toda la comunidad y a los compartidos por muchos miembros del grupo. No se incluyen aquellos saberes transmitidos a través de medios de comunicación de masas que no hayan sido adoptados por la comunidad durante al menos 30 años –al no poder demostrarse que están adaptados a la cultura y al medio ambiente local–.

El mandato que establece la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, no solo otorga relevancia a inventariar los conocimientos tradicionales, sino que también insta a preservar, mantener y fomentar los conocimientos que sean de interés para la conservación de la biodiversidad. El Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales aspira a sentar unas bases firmes que permitan avanzar en este último sentido. Abundando en la cuestión de la preservación de los conocimientos, es evidente que en las sociedades occidentales como la española, muchos de los conocimientos tradicionales se van perdiendo a medida que desaparecen sus depositarios, en muchos casos personas mayores, con lo que se pierde una parte importante del patrimonio cultural. Sus conocimientos desaparecen y no llegan a la sociedad (Verde et al. 2008a).

Por ello, para preservar estos conocimientos, es urgente impulsar el sistema de transmisión de los conocimientos tradicionales con mecanismos que favorezcan la fluidez en su transferencia a las nuevas generaciones. Se trata de un asunto complejo ya que atañe tanto a la vertiente investigadora, desarrollada fundamentalmente por antropólogos y etnobiólogos y basada en el estudio, recopilación y análisis de este conocimiento, como a la divulgativa, consistente en la devolución de estos saberes a la sociedad a través de diferentes mecanismos (publicaciones, talleres, cursos, etc.).

Existen experiencias en materia de divulgación de conocimientos tradicionales realizadas desde hace años por diferentes grupos de investigación etnobiológica en España (Verde et al. 2011; Fajardo et al. 2008) que pueden servir de referencia para el desarrollo de medidas para la preservación de estos conocimientos. En este sentido, es destacable el papel que puede jugar tanto la comunidad educativa como las diferentes organizaciones o asociaciones vinculadas con el patrimonio cultural y los conocimientos tradicionales. El binomio etnobiología-educación puede representar un complemento importante de los sistemas tradicionales de transmisión oral. 

A lo largo de los capítulos de esta publicación, se realiza una aproximación a los conocimientos tradicionales, su importancia y el estado actual de su estudio en España, se explica en detalle la metodología seguida para generar el inventario y se presentan 55 fichas de inventario cuya finalidad es divulgar el importante patrimonio etnobiológio de España para conocerlo y preservarlo.

  • Pardo de Santayana, M; Morales, R; Aceituno-Mata, L & Molina, M (editores). 2014. Inventario Español de los Conocimientos Tradicionales Relativos a la Biodiversidad. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Madrid. 411 pp. [PDF]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bitacora Naturae no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los comentaristas del blog. Este es un lugar plural donde serán publicadas todas aquellas opiniones constructivas, que mantengan unos mínimos de respeto y se ajusten a la temática de los post. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o fuera de lugar será eliminado directamente.