22/4/13

BIOCAN UTILITY: PERROS, MORTALIDAD DE FAUNA E INFRAESTRUCTURAS



Por fin, tras casi dos años de duro e insistente trabajo y busca que te busca financiación, podemos decir que nuestro proyecto de perros para la conservación BIOCAN UTILITY ya ha comenzado su andadura. Aunque aún nos queda la última fase del proyecto, asociada a las influencia de las variables ambientales sobre los perros (de estructura del paisaje y meteorológicas) y terminar la comparativa con humanos, la primera parte relativa a la detección de mortalidad por infraestructuras ya presenta resultados concluyentes y prometedores. 

Os cuento un poco en que consiste esta historia para poneros en situación. Muchos conoceréis la problemática existente asociada a la mortalidad causada por infraestructuras humanas y la dificultad de estimar con precisión el alcance de este impacto. En más de una ocasión hemos debatido sobre la poca fiabilidad de la mayoría de las metodologías utilizadas normalmente y los sesgos intrínsecos que presentan, incluso las más actualizadas y modernas, cuando dependen de las capacidades de los humanos. 

Pues bien, con esta herramienta pretendemos eliminar en gran medida estos errores y aportar una solución fiable y profesionalizada que facilite a cualquier persona, entidad o institución interesada, la valoración del impacto de cualquier proyecto que presente mortalidad asociada de fauna. Para ello hemos optado por disponer de una de las mejores herramientas que nos aporta la madre naturaleza: el olfato de los perros. Todos conocemos su legendaria cualidad ¿verdad? No dejamos de asombrarnos cuando un perro policía detecta droga disuelta en la pintura de una muñeca, o cuando salen a la luz trabajos que utilizan perros para la detección de las primeras etapas del cáncer. Incluso se están aplicando, por inverosímil que parezca a primera vista, en el seguimiento de grupos de orcas y delfines… ¡Por el olfato!. Ahí es nada… 

Siguiendo esta idea, que aunque no es nueva, sí está poco extendida, hemos adiestrado perros en la detección de cadáveres de vertebrados asociados a infraestructuras, principalmente parques eólicos y líneas eléctricas, aunque la capacidad de los canes permite adaptarlos con cierta facilidad a un montón de proyectos diferentes. 

Durante el desarrollo de esta iniciativa trabajamos con varios perros, pertenecientes a razas denominadas “de trabajo”, a las que sometimos a un entrenamiento específico en el que se les enseñaba a detectar cadáveres reales en diferentes fases de descomposición y de diferentes especies y tamaños. Concretamente trabajamos con unas 40 especies distintas, pertenecientes a 11 órdenes, que incluyeron desde rapaces a pequeños paseriformes y quirópteros. Los resultados fueron, la verdad, bastante esperanzadores, pues obtuvimos detecciones en las fases finales del entrenamiento que superaban el 80% de efectividad. Llevamos ya más de 450 experimentos con señuelos reales, y al final del proyecto habremos superado los 500, por lo que asumimos que la capacidad de detección obtenida es un valor fiable. Fijaros si el asunto puede cambiar la forma de valorar los impacto, que en la parte de comparativa que llevamos ejecutada de perros frente humanos hemos obtenido una relación de 80/20 respectivamente. ¡Cuatro veces más para los perros! Es cierto que el proyecto se está desarrollando en un hábitat difícil para ambos componentes, pues trabajamos en encinares mediterráneos bastante cerrados y arbustivos. Pero asumiendo esto, también podemos esperar que, si bien la detección de los humanos aumentará en hábitats más abiertos, igualmente lo hará la de los perros, acercándose a eficiencias cercanas al 90-100%. 

Y esta es la clave, corrigiendo la principal variable responsable del error de estimación de mortalidad -la capacidad de detectar los cadáveres- podremos afinar mucho más en el cálculo de la mortandad que podemos asociar a las actividades humanas y por tanto mejorar en la gestión del impacto de nuestras acciones sobre el medio ambiente
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bitacora Naturae no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los comentaristas del blog. Este es un lugar plural donde serán publicadas todas aquellas opiniones constructivas, que mantengan unos mínimos de respeto y se ajusten a la temática de los post. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o fuera de lugar será eliminado directamente.