1/9/10

EL PICO MEDIANO EN LA LENGUA DE CERVANTES

Pico mediano. Foto de Ramón Arambarri

Me congratulo en comunicaros que la gran obra altruista de la fauna ibérica vertebradosibericos.org continúa a buen ritmo y cada vez son más las especies que tienen un hueco en sus estanterías digitales. Ahora le ha tocado de uno de los grupos de fauna que más me gustan y entre el que se incluye una de mis especies favoritas: el pico mediano Dendrocopos medius; del que por fin hay una amplia revisión bibliográfica sobre su biología en la Península Ibérica y en castellano.

El pico mediano pertenece a la familia Picidae o, como se les denomina comúnmente, al grupo de los pícidos. Presentan una distribución cosmopolita y tienen sus centros de diversidad de especies localizados en el Nuevo Mundo y en el sudeste asiático. En total se han descrito unas 184 especies agrupadas en 24 géneros (los números bailan algo según los autores, pero bueno…). Es un grupo de especies que aparece tarde en el árbol evolutivo, aproximadamente hace unos 5 millones de años, en el Plioceno Inferior, pero que ha tenido tiempo suficiente para sorprendernos con su biología. Quizás lo más peculiar de estos pájaros sean sus adaptaciones morfológicas, determinadas por los recursos tróficos, que les ha convertido en especialistas únicos a la hora de explotar los insectos xilófagos. Presentan cráneos neumatizados que les permiten absorber la fuerza de los golpes cuando horadan la madera, una lengua que se recoge dando la vuelta al cráneo y que es capaz de ensartar a los artrópodos cuando se extiende, dedos enfrentados (zigodactilos) que les facilitan el agarre en superficies verticales, y unas plumas rectrices rígidas que les ayudan a desplazarse y estabilizarse en los troncos…


Craneo de pico mediano. Foto de Skullsites.com

Aunque a mí lo que más me apasiona es su potencial como especie focal o paraguas. ¿Y esto que quiere decir...?, ¿no? Me explico. A lo que me refiero es a especies capaces de abarcar con sus necesidades vitales los requerimientos ecológicos a escala de paisaje de otros taxones con los que cohabitan. Se trata de un concepto “reciente” dentro de la biología que, aplicado a la conservación, permite la optimización de recursos y esfuerzos y la maximización de resultados de las estrategias conservacionistas. Y muchos de los pícidos parecen ser buenos ejemplos de ello. Necesitan de bosques maduros bien desarrollados, son capaces de aportar cavidades secundarias a otras aves gracias a sus costumbres alimenticias y de nidificación, pueden regular las poblaciones de insectos xilófagos, e incluso son vectores dispersivos de semillas y esporas de hongos. Así, el buen estado de salud de sus poblaciones nos estará hablando también de una buena salud general del bosque.

Y el pico mediano es una de esas aves especiales. Habita robledales sanos, principalmente de roble melojo (Quercus pyrenaica), con una buena distribución de edades, algo de madera muerta y con adecuadas estrategias de aprovechamiento de los recursos. De manera que la presencia de poblaciones estables y sanas de pico mediano en un bosque, nos puede dar una idea de la calidad de las masas forestales y de cómo de bien el hombre aprovecha estos recursos.


Varias especies de pícidos: 1) pico picapinos, 2) pico mediano, 3) pico menor. Tomado de aquí.

Por lo tanto, si se tienen en cuenta las necesidades ecológicas de especies de este tipo en los planes de conservación y gestión de nuestros bosques, estaremos, muy probablemente, favoreciendo a otras muchas y en definitiva al ecosistema que las alberga. Afortunadamente cada vez son más las voces autorizadas que piden su inclusión en las estrategias de conservación y, poco a poco, van entrando en ellas.

Así que nada. Os dejo el enlace a la ficha de la especie para que el que quiera saber un poco más de este pájaro bonito e interesante…
  • Domínguez, J. 2010. Pico mediano – Dendrocopos medius. Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. [PDF]

3 comentarios:

  1. anda que no me está costando a mí concienciar a la gente de la importancia de las especies paragua.Por aquí suelo usar de ejemplo de ello al lince,a ver si así cierro bocas respecto a su conservación

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que, en general es una herramienta útil. Pero no siempre todas las especies que se han considerado focal-paraguas (el término paraguas ha sido matizado) a priori, luego han resultado ser buenos indicadores. Por poner un ejemplo famoso y de hace poco, te puedo hablar de la avutarda. Recientes revisiones sobre la selección de hábitat de estos bichos, sisones, gangas y otras esteparias ha mostrado que la conservación del hábitat de la avutarda común no garantiza la conservación del resto de especies. Así que, aunque es una herramienta útil, no es una panacea y, según como se enfoque, no es de extrañar las críticas. Aunque su utilidad está demostrada en varias especies, cuya protección ha mejorado la vida de otras muchas, su conservación no implica que se beneficie todo el ecosistema o la espcie objetivo, si no que puede que solo lo hagan determinados aspectos del mismo. Por ejemplo, en el caso del pico mediano su presencia es buen indicador de una estructura de edades en el bosque equilibrada, que también lleva consigo una población sana de insectos y de otras aves forestales, pero no quiere decir que, por ejemplo, los invertebrados del subsuelo queden cubiertos… No se si me explico…

    Aquí hay un trabajo interesante que toca lo que te comento [PDF]

    ResponderEliminar
  3. que pajáro és melones?

    ResponderEliminar

Bitacora Naturae no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los comentaristas del blog. Este es un lugar plural donde serán publicadas todas aquellas opiniones constructivas, que mantengan unos mínimos de respeto y se ajusten a la temática de los post. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o fuera de lugar será eliminado directamente.