28/8/08

BUENAS PRÁCTICAS EN LA EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL


En 1996 tras la conferencia de la Asociación Internacional de Impacto Ambiental (IAIA en sus siglas inglesas) celebrada en Estoril, Portugal, surgió la necesidad de establecer un decálogo de normas básicas que definieran la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). La IAIA, junto con el Instituto de Evaluación Ambiental del Reino Unido, desarrolló entonces un documento donde quedaban reflejados los principios de buenas prácticas y que se estructuró en dos partes: una, donde se describen los propósitos, objetivos y enfoques utilizados y, una segunda parte, donde se abordan las definiciones de la EIA.

Lamentablemente es constante y casi endémico que en España muchos de estos puntos ni si quiera se tengan en cuenta; en cualquier caso me veo en la obligación de exponerlos por si pudieran remover conciencias. A continuación paso a transcribir los principios que según la IAIA deben constar en toda EIA

TENER UN PROPÓSITO: el proceso debe informar la decisión tomada y el resultado en niveles apropiados de protección ambiental y de bienestar de la comunidad.

SER RIGUROSA: el proceso debe aplicar la “mejor ciencia posible”, empleando metodologías y técnicas apropiadas para señalar los problemas que se investigan.

SER ÚTIL: el proceso debe resultar en información y productos que ayuden a la resolución de problemas y son aceptables y factibles de ser llevados a cabo por los proponentes.

SER RELEVANTE: el proceso debe proveer información suficiente, confiable y utilizable en la planificación del desarrollo y en la toma de decisiones.

SER COSTO-EFECTIVA: el proceso debe lograr los objetivos de la EIA dentro de los límites de información, tiempo, recursos y metodología disponibles.

SER EFICIENTE: el proceso debe imponer los mínimos obstáculos de costo en términos de tiempo y financiamiento para los proponentes y participantes y ser congruente en alcanzar los requerimientos y objetivos aceptados para la EIA.

SER FOCALIZADA: el proceso debe concentrarse en los efectos ambientales significativos y en los resultados clave, por ejemplo: los tópicos que deben ser tomados en cuenta al tomar decisiones.

SER ADAPTABLE: el proceso debe ser ajustado a las realidades, resultados y circunstancias de las propuestas revisadas, sin comprometer la integridad del proceso mismo y ser iterativo, incorporando las lecciones aprendidas a través del ciclo de vida de la propuesta.

SER PARTICIPATIVA: el proceso debe proveer oportunidades adecuadas para informar e involucrar al público interesado y afectado y sus aportaciones y preocupaciones deben ser señaladas explícitamente en la documentación y en la toma de decisiones.

SER INTERDISCIPLINARIA: el proceso debe asegurar que sean empleadas las técnicas apropiadas y que se incluyan expertos en disciplinas biofísicas y socioeconómicas, incluyendo el uso del relevante conocimiento tradicional.

SER VEROSÍMIL: el proceso debe ser llevado a cabo con profesionalismo, rigor, honestidad, objetividad, imparcialidad y equilibrio y ser sujeto a comprobaciones y verificaciones independientes.

SER INTEGRAL: el proceso debe señalar las interrelaciones entre los aspectos sociales, económicos y biofísicos.

SER TRANSPARENTE: el proceso debe ser claro y los requerimientos del contenido de la EIA ser fácilmente comprensibles; asegurar el acceso público a la información; identificar los factores que serán considerados en la toma de decisiones y reconocer las limitaciones y dificultades.

SER SISTEMÁTICA: el proceso debe considerar en su totalidad toda la información relevante del ambiente afectado, las alternativas propuestas y sus impactos, así como las medidas necesarias para monitorear e investigar los efectos residuales.

El documento ha sido recientemente traducido al español y puede descargarse pinchando en:
  • IAIA & IEA. 1999. Principios de la mejor práctica para la evaluación de impacto ambiental. [PDF]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bitacora Naturae no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los comentaristas del blog. Este es un lugar plural donde serán publicadas todas aquellas opiniones constructivas, que mantengan unos mínimos de respeto y se ajusten a la temática de los post. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o fuera de lugar será eliminado directamente.