23/4/08

LISTA ROJA: CRITERIOS UICN 2001


La lista roja surge por iniciativa de la UICN en 1963 con el objetivo de evaluar el estado de conservación de las especies y subespecies a escala global. A pesar de lo novedoso y audaz de la acción en los primeros momentos, los técnicos comenzaron a comprender con el tiempo que los criterios establecidos inicialmente no eran suficientemente objetivos ni fácilmente repetibles a distintas escalas y, además, implicaban constantes discrepancias entre los expertos. Finalmente, es en 1994 cuando el Consejo de la UICN decide establecer un nuevo sistema para elaborar las listas rojas mundiales. Los objetivos de esta nueva metodología de clasificación son los siguientes:

  • Facilitar que los criterios puedan ser aplicados por distintas personas de forma coherente.
  • Mejorar la objetividad para facilitar la identificación de los factores de riesgo de extinción y estandarizar los procedimientos.

  • Permitir la comparación de taxones a todas las escalas.
  • Mejorar la compresión del porqué de la clasificación de las especies.

Los criterios utilizados permiten evaluar y clasificar todo el espectro taxonómico, excepto los microorganismos, y pueden aplicarse a cualquier escala geográfica (¡atención a las escalas muy reducidas!). Tanto los criterios como las categorías de amenaza han ido ajustándose desde las primeras versiones siguiendo las recomendaciones del Grupo de Trabajo de la UICN, que se formó para tal fin en el Congreso Mundial de Conservación celebrado en Montreal en 1996. En la última versión publicada (UICN 2001 v3.1) se fijaron cinco grupos de criterios que permitían definir cada una de las nueve categorías existentes. Únicamente es necesario que se cumpla uno de ellos para incluir a una especie en alguna de las categorías de amenaza:

A) Reducción de la población
B) Área de distribución muy pequeña y reducción, fluctuación o fragmentación de la misma.
C) Tamaño poblacional muy pequeño y disminución del mismo.
D) Población muy reducida o con distribución muy restringida.
E) Análisis cuantitativos que demuestren las probabilidades del riesgo de extinción.

Por otro lado las categorías siguen, por decirlo de una forma sencilla, una jerarquía, de manera que aquellas especies incluidas como En Peligro Crítico de Extinción lo están también en las categorías de En Peligro o Vulnerable. Esto quiere decir que las especies catalogadas en los niveles más altos de amenaza son más propensas a extinguirse que aquellas que estén en niveles inferiores, pero no significa necesariamente que la persistencia de un taxón en la categoría máxima sea un error inicial de clasificación. Asimismo es necesario revaluar las categorías en intervalos de tiempo adecuados, sobre todo para especies sobre las que se sospecha un deterioro poblacional o no existe información suficiente sobre sus tendencias. Las categorías que se establecieron en 2001 son:


Extinto (EX): un taxón esta Extinto cuando no queda ninguna duda razonable de que el último individuo existente ha muerto.
Extinto en Estado Silvestre (EW): cuando el taxón solo sobrevive en cultivo, cautividad o como población/es naturalizadas completamente fuera de su área de distribución.
En Peligro Crítico (CR): cuando se considera que un taxón se enfrenta a un riesgo extremadamente alto de extinción en estado silvestre.
En Peligro (EN): cuando se considera que un taxón se enfrenta a un riesgo muy alto de extinción en estado silvestre.
Vulnerable (VU): un taxón es Vulnerable cuando se considera que se está enfrentando a un riesgo alto de extinción en estado silvestre.
Casi Amenazado (NT): cuando el taxón, evaluado según los criterios, no satisface los criterios para las categorías anteriores pero está próximo a satisfacerlos o lo hará en un futuro cercano.
Preocupación Menor (LC): cuando un taxón no cumple las categorías anteriores. Suelen incluirse en ella taxones de amplia distribución y abundantes.
Datos Insuficientes (DD): cuando no existe información suficiente para realizar una evaluación adecuada del riego de extinción de un taxón, basándose en su distribución y/o condición de la población. No es una categoría de amenaza, únicamente releja la necesidad de mayor información sobre su situación poblacional.
No Evaluado (NE): un taxón se considera No Evaluado cuando aún no se ha clasificado siguiendo los criterios.

Todos los taxones incluidos en CR, EN o VU se consideran amenazados.

Estructura de las Categorias. Tomado de la UICN 2001 v3.1.

A pesar de la aparente subjetividad de lo escrito -esto es solo un resumen, aunque pueden consultarse en el documento original de la UICN- la inclusión en alguna de estas tres categorías (CR, EN o VU) sigue criterios muy precisos que hacen referencia a la extensión de la población, número de efectivos, tasa de descenso poblacional, calidad del hábitat, fluctuaciones, número de localidades o subpoblaciones, etc.

Sin duda las Listas Rojas son una potente herramienta de conservación que permite optimizar y dirigir los esfuerzos de forma más eficaz y efectiva. En mi opinión, los Catálogos Nacionales y Regionales de Especies Amenazadas debería tomar como base estas consideraciones para establecer los prioridades de protección legal de los taxones y mejorar las estrategias de conservación. Por desgracia, y hoy por hoy, esto no es así y te encuentras que determinados catálogos llegan, incluso, a obviar especies clasificadas como En Peligro a nivel nacional. Baste echar un vistazo al Catálogo Nacional o a los Catálogos Regionales de Madrid o Murcia, por poner unos ejemplos.

Texto original: UICN. (2001). Categorías y Criterios de la Lista Roja de la UICN: Versión 3.1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bitacora Naturae no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los comentaristas del blog. Este es un lugar plural donde serán publicadas todas aquellas opiniones constructivas, que mantengan unos mínimos de respeto y se ajusten a la temática de los post. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o fuera de lugar será eliminado directamente.