7/5/08

OBSERVATORIOS DE AVES


Porque son seres especiales que vuelan y no recuerdan nuestras limitaciones y anhelos; porque son bellos y coloridos; porque emiten sonidos melódicos (algunos) para nuestros oídos; o porque son relativamente fáciles de detectar. El caso es que son millares las personas que dedican parte de su tiempo a la observación e identificación de aves a lo largo y ancho de nuestro planeta.

Uno de los mejores sitios para hacerlo de forma cómoda son los observatorios fijos. Estas construcciones, que en algunas zonas del mundo forman parte discreta y habitual del paisaje, en la nuestra brillan por su ausencia, se encuentran en demasiadas ocasiones en un estado de abandono lamentable o están tan mal diseñados que lo más que consigues ver es el carrizo que cubre la ventana. Pero no voy a despotricar demasiado. Afortunadamente existe en la inmensa Red un excelente manual para el diseño de estas estructuras donde se explica detalladamente las directrices mínimas que han de cumplir para llevar a cabo su función con eficacia. Se trata de la Guidelines for the Provision of Birdwatching Facilities in the Norfolk Coast y, a pesar de que está diseñada para la instalación de observatorios en la costa del condado inglés que le da nombre, sus consejos básicos pueden aplicarse en prácticamente cualquier sitio. Conceptos como la integración paisajística, el respeto al medio ambiente y a las formas arquitectónicas locales, el uso de materiales autóctonos, el estudio pormenorizado de las características ecológicas, visuales, topográficas, de accesibilidad, etc. de la zona, e incluso la ergonomía del interior, se tienen en cuenta en esta publicación a la hora de decidir el diseño de las edificaciones.

Un manual que se hecha en falta en España a pesar del creciente número de personas aficionadas a la observación de las aves. ¿Será porque aún ningún político se ha animado a coger unos prismáticos y observar a estos increíbles seres? En cualquier caso aliento a los interesados a echarle un vistazo y a los técnicos a aplicar sus criterios para aunar de forma sostenible la contemplación de la vida con su conservación. Espero que sea útil.




La guía puede descargarse desde la web de la sociedad Norfolk Coast [PDF].

5 comentarios:

  1. Genial!!!!!!! Le echaré un buen vistazo al pdf, a ver si mejoran un poquito los del Galacho de Juslibol que tienen varios defectos. No se de donde sacas tantas cosillas pero mola ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Espero que puedas aplicar algo. Poco a poco, garnito a granito se consiguen cosas. ¿Mis fuentes? Secreto profesional... ;)

    ResponderEliminar
  3. Quien se hiciera con tu secreto ;)

    ResponderEliminar
  4. Pues están geniales tus secretillos, este me está viniendo de perlas ;)

    ResponderEliminar
  5. Pues me alegra mucho que así sea LAchata. Una de las ídeas iniciales de Bitacora Naturae es poder acercar recursos a los interesados. Espero que no se la última ;)

    ResponderEliminar

Bitacora Naturae no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los comentaristas del blog. Este es un lugar plural donde serán publicadas todas aquellas opiniones constructivas, que mantengan unos mínimos de respeto y se ajusten a la temática de los post. Cualquier comentario ofensivo, publicitario o fuera de lugar será eliminado directamente.